Ruta del Vino Tucumano: aromas, colores, paisajes e historia

Catorce bodegas tucumanas brindan a lo largo de unos 100 kilómetros en el Valle Calchaquí un maridaje especial entre la historia ancestral, la cultura de la Pachamama, la naturaleza y sus vinos.

La Ruta del Vino Tucumano celebra la historia y la cultura del trabajo desde Tafí del Valle hasta el Corredor de la Ruta 40 en los Valles Calchaquíes, en un recorrido que trepa hasta los 3000 msnm.

Entre las barricas, el Malbec y el Torrontés, están presentes en esta área vitivinícola de los valles donde aseguran que la exposición al sol es uno de los principales condimentos con 350 días soleados.

Artesanales, boutique e industriales, la variedad de emprendimientos vitivinícolas en esta propuesta, muestra también la historia de los pueblos originarios, lo ancestral, lo español y jesuita. 

En los Valles Calchaquíes existen viñedos desde fines del siglo XVI, donde se elabora la bebida nacional en forma orgánica y con riego por goteo, con aguas de alta montaña o pozos profundos.

Además de los vinos, las fincas y los viñedos, en este recorrido se conocen los artesanos ceramistas, los textiles, las travesías en 4×4, cabalgatas, senderismo y astronomía.

Desde San Miguel de Tucumán, por Ruta Provincial 307 hacia Tafí del Valle, por la Cuesta del Infiernillo hasta Amaicha del Valle, y acceso a Ruta Nacional 40 rumbo Norte hasta Colalao del Valle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares