Trivento obtuvo la certificación como empresa más inclusiva y sostenible

Bodega Trivento obtuvo la certificación como Empresa B, que reconoce a las empresas con fines de lucro que usan el poder de los negocios para desarrollar una economía más inclusiva y sostenible.

“El mayor desafío fue repensarnos; no da lo mismo considerar las necesidades de nuestra comunidad, proteger el ambiente y a la vez llevar adelante un negocio sano”, enfatiza el CEO Marcos Jofré.

En 2018 la bodega asumió metas concretas y medibles para dos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas y, año a año, ha ido incorporando nuevos compromisos.

“Llevamos varios años en el proceso de gestionar el impacto que tienen nuestras acciones, queremos compartir nuestras experiencias y estamos deseosos de aprender de las buenas prácticas de otros”, explica Mónica Caamaño, gerente de Asuntos Corporativos.

En la Argentina existen más de 130 empresas que forman parte de la comunidad BCorp y cerca de 4.000 a nivel mundial; y Trivento es la sexta empresa de gran tamaño (más de 250 empleados) y la primera en el rubro agrícola que suma a sus 420 colaboradores en este movimiento global.

“Las Empresas B Certificadas son negocios que cumplen con los más altos estándares de desempeño social y ambiental verificado, transparencia pública y responsabilidad legal para equilibrar las ganancias y el propósito”, afirma Pedro Friedrich, copresidente del Directorio de Sistema B Argentina.

En los últimos años, la bodega puso sus esfuerzos en cuatro desafíos globales: educación, cambio climático, cuidado del suelo e integridad empresarial.

El programa Vientos de Oportunidad aporta al “ODS 4: Educación de calidad” y cuenta con iniciativas como Terminalidad Educativa Semipresencial para que los colaboradores culminen sus estudios primarios y secundarios, en el que ya han recibido su diploma 97 personas; el plan de Becas Educativas Anuales, gestionado por FonBec, que recibe fondos de la venta del primer vino con impacto social: Trivento White Malbec; y en 2020 entregó 50 becas y este año entregará otras 50.

Para aportar al “ODS 13: Acción por el Clima” y “ODS 7: Energía Asequible y no contaminante”, la bodega certificó la norma ISO 14.001 de gestión ambiental e instaló una planta fotovoltaica que le permitirá reemplazar el 10% de sus consumo de energía por energía limpia. 

Para el “ODS 12: Producción y consumos responsables”, lleva adelante el Programa de Nutrición de la Vid con el objetivo de cuidar los suelos y lograr viñedos equilibrados a través de una nutrición de precisión, mediante la elaboración de nutrientes inorgánicos y orgánicos a partir de los desechos propios de la actividad (vermicompostaje de escobajos y orujos agotados), junto al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). También mejora este proceso con el cultivo de microorganismos. 

Y para el “ODS 16: Paz, justicia e instituciones sólidas”, Trivento lleva adelante el programa de Integridad que incluye a sus colaboradores, clientes y proveedores; por ello, implementó una línea ética, gestionada por KPMG, para recibir denuncias sobre el accionar de los colaboradores y su posterior investigación transparente; y cuenta con un oficial de cumplimento que vela por la implementación, actualización y corrección de ese programa. 

Las empresas B certificadas cumplen con los más altos estándares en términos de desempeño social y ambiental, transparencia y responsabilidad empresarial. 

Estas empresas deben contar con estatutos que tengan como propósito generar impactos social y ambiental positivos, reporten lo que se hace en estos aspectos, tomen decisiones para actuar en favor de todos los grupos de interés y contribuyan a la mitigación del cambio climático.

La certificación B mide el desempeño social y ambiental de una empresa; evalúa cómo las operaciones y el modelo de negocio de la empresa impactan en sus trabajadores, comunidad, medio ambiente y clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.