Cocina de experiencias debajo de… ¡una lavandería!

“Bocabajo-Bocarriba” es un restaurante escondido debajo de una lavandería ubicada en la city porteña, con una propuesta gastronómica de “experiencias” a través de distintos menús degustación.

La entrada está camuflada por las máquinas industriales, los canastos de ropa y el aroma a suavizante.

Al bajar las escaleras, el ambiente a la luz de las velas, la cristalería Riedel y las botellas de vino descubren un espacio inimaginable desde la calle.

La cocina está a cargo de un equipo de jóvenes cocineros, con Tomas de Felice a la cabeza, cuya propuesta de menús de pasos está dividida según los días de la semana.

Imagen tomada con un Moto g84 5G

Los lunes y martes ofrece la “Experiencia Argentina, la ruta del vino”, un viaje audiovisual, gastronómico y sensorial por toda la Argentina.

El vino como conductor lleva a cada una de las regiones naturales del país; una única mesa donde llegará un menú de seis pasos y seis vinos.

Los miércoles y jueves propone la “Experiencia Kamado”, un menú de ocho pasos donde el fuego es el protagonista, desde el amuse bouche hasta el postre.

Y, los viernes y sábados, la “Experiencia Bocabajo”, un menú de nueve pasos elaborado con productos de estación.

“Bocabajo-bocarriba” cuenta con una cava con más de 60 etiquetas, cuidadosamente seleccionadas, para ofrecer una carta de vinos federal que muestra la diversidad del país y pequeños productores.

De miércoles a sábados, se puede optar por vino a la carta o alguno de los dos maridajes que proponen: corto o largo.

Imagen tomada con un Moto G84 5G

Sus propietarios son Nery Aimale y Sebastián Antich, dos emprendedores argentinos radicados en Barcelona que decidieron regresar a Buenos Aires en 2019 y trasladar su negocio de administración de departamentos de Airbnb al país.

Buscando un local que oficiase tanto de oficina inmobiliaria, así como de lavadero (de las sábanas y toallas de los departamentos que administraban) encontraron este local con su particular sótano.

Cuando la pandemia dejó sin turismo a las ciudades, convirtieron el sótano en un restaurante oculto que ofrecía diferentes experiencias gastronómicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *