Isidra, sidra frutada de edición limitada

Cerveza Patagonia lanza Isidra, una sidra frutada de edición limitada en lata de 473 cc. y tirada en Bares y Refugios de la marca en todo el país, elaborada con manzanas patagónicas y agregado de sauco, inspirada en un mito local.

“Cuenta la leyenda que Isidra era una mujer nacida en Fernández Oro, provincia de Río Negro, que tenía un árbol de manzanas infinito con el que elaboraba la sidra más rica”, explican desde Cerveza Patagonia.

Giannina Galanti Podestá, directora de Cerveza Patagonia, destacó que “Isidra tiene la particularidad de estar hecha con manzanas de la zona y sauco, uno de los frutos que se pueden encontrar en Bariloche, donde se creó esta receta que estará disponible por tiempo limitado en todo el país”.

“Inspirada en la tierra patagónica y con el antecedente de haber elaborado el año pasado el Gin Comunal a partir del destilado de nuestra cerveza y de tres cervecerías de Bariloche, decidimos seguir explorando el mundo de las bebidas”, agregó.

Isidra está elaborada a partir de la fermentación del jugo de manzanas del Alto Valle de Río Negro, con el agregado de sauco, baya silvestre característica de la zona que le otorga su color rojo rubí brillante. 

Con un intenso aroma a frutos rojos, principalmente cereza; en boca entrega un sabor suave y ácido con dulzor moderado; tiene un cuerpo ligero con carbonatación media y un final seco perceptible; y su graduación alcohólica es de 5,3% vol.

“Isidra es una sidra semi dulce, con fuerte presencia de frutos rojos, que marida a la perfección con quesos (Camembert, Gruyere y Cheddar inglés, por ejemplo) y todo tipo de charcutería, así como con pescados, aves y cerdo”, explicó Sol Cravello, jefa de Conocimiento Cervecero de Patagonia.

Cravello añadió: “También se puede usar para cocinar, en reducciones y salsas, y propone un interesante diálogo con platos como crepes de jamón, curries, porkbelly como manzanas asadas, recetas agridulces con cerdo o tartas de durazno, damasco o jengibre”.

Se recomienda consumirla fresca, a unos 5ºC, para percibir su mejor expresión; en una copa tulipa, idealmente de cristal que concentra los aromas y permite apreciar su peculiar color.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.