Cabernet Franc, un varietal con características únicas

El Cabernet Franc, cepa oriunda de Francia plantada originalmente en el país para darle fuerza a los vinos de corte, se convirtió en un varietal per se, con características únicas que lo destacan. 

Para Andrea Ferreyra, jefa de Enología de La Celia -tradicional bodega del Valle de Uco- desde 2012, cinco características de la cepa lo hacen único y son fundamentales a la hora de elegir y disfrutar la mejor opción.

En aromas, posee una diversa paleta aromática, que va desde los descriptores vegetales frescos hasta las notas de fruta negra; incluso, en algunos lugares, se destaca la maravillosa pólvora o piedra de fusil.

Por otra parte, posee una excelente estructura ósea: sus taninos son de gran fineza, muchas veces se confunden con la rusticidad, pero en realidad le brindan expresividad.

Se aprecian más cuando tienen crianza en cemento, ya que permite mantener intactas las características del terroir, dando mayor expresividad al varietal, más que a su proceso de fermentación.

Asimismo, a este varietal le gustan los lugares frescos, ya que es donde mejor se expresa.

En el caso de la guarda, a  medida que pasan los años en botella, el vino va creciendo en complejidad, en una curva exponencial.

Fundada en 1890 por Eugenio Bustos, La Celia fue pionera en vinificar el Cabernet Franc como monovarietal en 2001. 

Un buen exponente de este vino de la bodega es el Pioneer Cabernet Franc, que se destaca por su aroma frutal, acompañado de notas especiadas a pimientas y taninos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares