Nueva añada e integrante de la línea de vinos Cara Sucia

Durigutti Winemakers lanzan al mercado una nueva añada de la línea de vinos Cara Sucia, elaborados con uvas de Rivadavia, en la Zona Este de Mendoza, a la que se sumó un nuevo integrante: Nebbiolo 2020.

Lanzada al mercado en 2018 a partir de la variedad criolla Cereza, la línea sumó poco después el tinto Cepas Tradicionales y el Blanco Legítimo, ambos co-fermentados a partir de mezclas de viñedo.

A esta trilogía se sumaron las ediciones especiales inspiradas en variedades de origen italiano introducidas al país por los inmigrantes que llegaron a inicios del siglo XX: En 2019 se presentó la etiqueta del varietal Sangiovese que, a partir de 2020, es acompañado por Nebbiolo.

“Nos inspira explorar nuevas variedades para nuestras ediciones especiales de Cara Sucia, pequeñas partidas que representan ese carácter propio de los inmigrantes que trajeron desde Europa sus estacas y cultivaron la tierra con sus tradiciones”, cuenta Héctor Durigutti.

Según Héctor, “las cepas italianas son parte de nuestra identidad y hoy nos toca volver a hablar de ellas, re descubrirlas y llevarlas a la mesa diaria con un estilo de vinos frescos, simples, ricos”.

Nebbiolo es una de las típicas variedades autóctonas italianas que en la Argentina cuenta con una escasa superficie plantada, de apenas las 31 hectáreas, aunque en los antiguos viñedos del este mendocino se la puede encontrar mezcladas con otras variedades.

“Nuestra idea ha sido reivindicar la zona productiva donde nos criamos y demostrar que es posible hacer muy buenos vinos, contemporáneos y bien recibidos en el mundo, que dan cuentan de una enorme tradición vitivinícola y ponen a Rivadavia en el mapa de la viticultura mundial”, afirma Pablo Durigutti.

Para Pablo, “en su corto tiempo de vida en el mercado, los vinos de Cara Sucia, nos han dado enormes satisfacciones, con reconocimientos internacionales y presencia en importantes cocinas del mundo”.

Amables y versátiles, estos vinos resultan ideales para acompañar las diversas situaciones de la mesa diaria, las bebidas frescas del verano y las salidas gastronómicas. 

“Queremos que cada vez más gente joven se acerque al vino, lo disfrute sin grandes pretensiones y que el vino vuelva a ocupar la mesa de los argentinos”, comenta Héctor.

Elaborados sin paso por barricas y embotellados sin filtrar, sin clarificar y sin estabilizar, los vinos Cara Sucia son aptos para veganos, con certificación en proceso.

Cara Sucia Nebbiolo 2020 es de color rojo cereza brillante de profundidad media, con aromas de frutos frescos como frutillas y cerezas con fondo floral de rosas rojas, pimientas y aguaribay; en boca es ligero, fresco y frutal. Final medio y amable con regusto frutal.

Cosechado a comienzos de marzo 2020, se vinifica en huevos de cemento, sin paso por madera y con levaduras autóctonas, y posee una graduación alcohólica de 12,8%.

Las nuevas añadas del resto de la línea son Cara Sucia Cereza 2020, Cara Sucia Sangiovese 2020, Cara Sucia Blanco Legítimo 2020 y Cara Sucia Cepas Tradicionales 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares