Yunta Malbec, blend de terroirs

Amansado Wines, la bodega de la familia Brennan, lanzó al mercado Yunta Malbec 2018, blend de terruños: Gualtallary (Valle de Uco) y Perdriel (Luján de Cuyo), ambos en Mendoza.

Con una producción limitada de sólo 5.500 botellas, es un vino fermentado en piletas de cemento con levaduras indígenas, sin paso por madera, en botella tipo Borgoña, con cápsula de cera.

“Amansado es una metáfora de la espera, de la cría, del tiempo que hay que darle tanto a un caballo de raza como a un buen vino”, aseguran desde la bodega.

Amansado Wines comenzó en 2012 de la mano de los hermanos Adolfo y Gustavo Brennan, inspirados en su pasión por la crianza de caballos de raza, con la asesoría enológica de Juan Pablo Michelini. 

“Desde 2012 elaboramos nuestras propias etiquetas inspiradas en nuestra gran pasión: la crianza de caballos de raza”, afirmó Gustavo Brennan.

Brennan destacó “su virtud de esperar con paciencia, apaciguar y aquietar el vino desde el viñedo del cual nace, comprendiendo su carácter. Nos inspiramos en el amanse que es la base para un buen montado y para un buen vino”.

La bodega posee viñedos en la zona vitivinícola de Luján de Cuyo: Finca La Elsi (diez hectáreas de viñedos de más de 50 años) y Finca La Heroica a la vera del Río Mendoza.

A los vinos “Amansado” se les suma el proyecto enoturístico “Viñas Heroicas”, que combina la vitivinicultura con la hotelería, la restauración y el turismo aventura sostenible.

“Un lugar donde la vid y el vino serán los protagonistas, integrando el desarrollo hotelero con viñedos y bodega boutique pensadas desde lo natural, ecológico y sustentable”, explica Eugenia Brennan.

Finca La Heroica se encuentra en los Baños de Lulunta, con potencial para 40 hectáreas de viñas y acceso a aguas subterráneas que surgen naturalmente dentro de la propiedad. 

“Los suelos y la diversidad que ofrece el sistema de terrazas le da una identidad única al proyecto”, consideró Michelini.

Allí las vides se cultivan sobre las laderas de estos cerros, en terrazas que brindan un paisaje similar al del Ródano, Francia, o Ribera Sacra, en España, con la Cordillera de los Andes como telón de fondo.

“Plantamos algunas en lomas, otras en lenguas y planicies y otra grande que es el cerro aterrazado donde habrán espalderos que recorreran el movimiento del cerro; es un lugar único e irrepetible, como el vino”, detalla Michelini.

“Lógicamente los vinos comenzaron a tomar estilo más disruptivo, que es el estilo de Juampi, de alguna forma bajamos un poco el tema de la madera sobre todo en los vinos jóvenes”, agrega Adolfo Brennan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares