Primer blanco de Altos Las Hormigas

La bodega mendocina “Altos Las Hormigas”, fundada hace 25 años por Alberto Antonini y Antonio Morescalchi, lanza en 2020 su primer vino blanco.

Pioneros a fines de los 90 en exportar un Malbec varietal puro, en 2003 comenzaron a trabajar también con el varietal Bonarda, cenicienta de las variedades argentinas. 

Para el equipo de Altos Las Hormigas, un vino blanco de Mendoza tiene que representar las características del suelo y del clima de la región.

Asimismo el vino debe funcionar bien con los platos livianos que normalmente se asocian a una copa de blanco, debe otorgar la experiencia de frescura que el tomador busca en un sorbo de vino blanco. 

La bodega eligió las uvas Semillón y Chenin, variedades no muy conocidas por los consumidores, pero que mantienen una buena acidez natural en el clima mendocino. 

Este corte de Chenin Blanc y Semillón fue vinificado con técnicas que permiten desarrollar vinos blancos que recuperan viejas tradiciones y al mismo tiempo expresan vinos limpios. 

Fermentado con levaduras indígenas en piletas de concreto, la maduración se realizó en cubas de cemento por seis meses, sin paso por roble; es seco, con rastros de azúcar residual.

Con sólo 4.500 botellas elaboradas de este vino blanco, en la Argentina podrán conseguirse en vinotecas y tiendas especializadas y online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares