Exportaciones y consumo de vino argentino, en alza

Las exportaciones argentinas de vino aumentaron casi 52% durante el primer semestre del año, con relación a igual período de 2019, y el consumo interno creció casi 2% en los primeros cinco meses del año, respecto del mismo lapso del año anterior, según un informe elaborado por Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).
En el período enero-junio de 2020 se vendieron al exterior 207,6 millones de litros de vino, 70,9 millones de litros más que en igual periodo del año anterior.
“Este desempeño de las ventas de la vitivinicultura argentina está relacionado con las cosechas bajas en el hemisferio Norte y el tipo de cambio competitivo de nuestro país”, explicó el presidente del INV, Martín Hinojosa.
Del total de vino exportado, 45,9% correspondió a vinos fraccionados y 54,1% a granel, precisó el INV.
Por tipo de vino, 118,1 millones de litros fue de varietales (56,9%), 88,3 millones de litros de vinos sin mención varietal (42,5%) y 1,1 millón de litros de espumosos (0,5%).
Además, Hinojosa consideró que “la pandemia acercó más a la gente al vino, algo que se viene comprobando también en el consumo interno”.
Por otra parte, el titular del INV remarcó que “el crecimiento de las exportaciones de mosto es una muy buena noticia porque un 28% de la producción de uvas tiene ese destino”.
En el primer semestre, las ventas de mosto concentrado totalizaron 62.787 toneladas, con un aumento de 15,6%.
“Tanto el aumento en las exportaciones como en el consumo interno influyen en los niveles de stocks vínicos; en función de este desempeño se estima que en los próximos doce meses se alcanzaría a consumir casi todo y quedaría volumen para cubrir 4,4 meses de sotck”, concluyó Hinojosa.
Por otra parte, el consumo de vino creció 1,9% en el mercado interno en los primeros cinco meses del año respecto a igual período de 2019, según el INV.
En mayo pasado la venta de vino en el mercado local marcó una merma de 3,5% frente al resultado de doce meses atrás, lo que puso de manifiesto que el consumo de este producto no quedó exento de los vaivenes que mostró la economía en general por el coronavirus, aunque el acumulado 2020 sigue con cifras positivas.
El INV señaló la caída del total de vino despachado durante mayo se explicó fundamentalmente por el vino blanco, que marcó una disminución de 2,7%, ya que los vinos color crecieron 3,9%.
En el acumulado enero-mayo también se verifica el mismo comportamiento, con un aumento de 6,4% en los vinos color y una disminución de 11,8% en los blancos.
En mayo los espumantes marcaron un fuerte derrumbe de 58,7% en relación a igual mes de 2019, explicada esencialmente por el aislamiento preventivo y las restricciones para la realización de eventos y apertura de comercios en gran parte del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares