Tips para elegir los vinos ideales para maridar con lo que tenemos en casa

Bodegas de Molinos Río de la Plata propone que abramos la heladera, revisemos la alacena, elijamos un plato para preparar y, por último, descorchemos el vino que mejor maride con esa comida para disfrutar en casa.
Como una primera opción, sugieren armar una picada con quesos duros y blandos, embutidos y snacks, acompañada con un vino fresco y ligero. Un Pinot Noir o un Sauvignon Blanc (como el Ruca Malen Terroir Series Pinot Noir, Emilia Sauvignon Blanc de Nieto Senetiner y Nieto Senetiner Blend Collection White) maridan a la perfección con los quesos Gruyere, Fontina y Gouda. Otra opción que va ganando terreno y queda muy bien para acompañar una picada es el espumante seco, Extra Brut o Brut Nature (como el Ruca Malén Extra Brut).
Una segunda opción son las tradicionales pastas con salsa carbonara (queso, cebolla, panceta, huevo y aceite), mediterránea (aceitunas negras, salsa de tomate, ajo, azúcar y aceite de oliva) o capresse (crema, tomate y albahaca).
Las salsas livianas con alguna nota de acidez (tomate) o pescado se pueden acompañar con algún Chardonnay o un vino rosado (como Ruca Malen Special Creations Blend Rosado) y para pastas con salsas con más cuerpo, estilo Bolognesa, la recomendación será un Malbec de cuerpo medio (como un Nieto Senetiner).
Cuando se trata de pastas rellenas, además de las salsas, hay que tener en cuenta el relleno:
Rellenos suaves como ricota o mozzarella van a combinar mejor con vinos blancos ligeros (como Ruca Malén Special Creations Blend de Blancas); y a medida que aumenta la intensidad del plato aumenta la intensidad del vino (ravioles de cordero y Ruca Malen Terroir Series Petit Verdot o un Don Nicanor Blend).
De postre, unos panqueques con dulce de leche, crema, chocolate, frutas, mermelada; acompañado por un vino aromático (como Emilia Moscatel Dulce Natural), uno dulce (como Don Nicanor Gewürztraminer) o un espumante dulce.
Algunos tips para guardar el vino de manera correcta, que lo puedas conservar y beber al otro día:
Cerrar bien la botella de vino, conservarlo en la heladera, mantener la botella en posición vertical y procurar evitar que el vino sufra demasiadas vibraciones o movimientos bruscos.
Una vez abiertos, cada varietal tiene un tiempo límite para ser consumido: espumantes, un día; y vinos, hasta tres días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares