Cruzat Millésime, mejor espumoso argentino para Tim Atkin

Cruzat Millésime fue seleccionado como el “mejor espumoso del año”, con 96 puntos, en el Argentina 2020 Special Report del crítico de vinos inglés Tim Atkin, para quien se trata de “un vino espumoso de clase mundial que llega desde el Valle de Uco”.

Por segundo año consecutivo un espumoso de Bodega Cruzat alcanzó este reconocimiento: en 2019, Cruzat Single Vineyard Finca La Dama también fue elegido por Atkin como el “espumoso del año”, con 95 puntos.

Según Atkin, “Como lo hizo el año pasado, Cruzat ha producido el espumante mejor calificado en el informe de este año; este blanc de Noir es un impresionante espumoso de 14 años que pasó más de una década en sus lías en botella”.
“Tostado, rico e intenso, con sutiles sabores a anís, tostados y hongos secos, una llovizna de crema, algo de pastelería y un acabado completamente seco; un vino espumoso de clase mundial que llega desde el Valle de Uco”, concluyó.
Cruzat Millésime es el ícono de la bodega y sólo se elabora en añadas excepcionales: es el resultado de años de “cuidado y pasión en cada detalle”, así como de la dedicación puesta en el trabajo diario para encontrar la mejor expresión del terroir.
“Que un crítico como Tim Atkin nos otorgue estos puntajes es una referencia valiosa”, afirmó Andrés Heiremans, gerente general de Cruzat.
Según Heiremans, “ésto nos ayuda a entender que el estilo que estamos produciendo sigue ciertos parámetros aceptados internacionalmente”.
Además de Cruzat Millésime, Tim Atkin también otorgó altos puntajes al resto de los espumosos degustados de todas sus líneas de la bodega, única argentina dedicada exclusivamente a la elaboración de vino espumoso bajo el método tradicional.
El Cuvée Nature obtuvo 94 puntos; Cuvée Rosé Extra Brut, 93 puntos; Cuvée Extra Brut, 93 puntos; y Premier Especial Nature, 93 puntos.
“Estos altos puntajes son el reconocimiento a una inmensa cantidad de pequeños desafíos que se presentan en el día a día de la bodega”, afirmó la enóloga Lorena Mulet.
La especialista agregó: “Cuidamos el proceso, metódicamente, cada día, desde la uva hasta la copa. No hay dos tanques de vino iguales, cada uno va fermentando y escribiendo su propia historia”.
“Es nuestro trabajo entender lo que está pasando en ese instante para poder conservar los atributos naturales de la fruta en su máxima expresión”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares