Adrián Toledo: “2020 nos dará algunos de los mejores vinos de los últimos años”

El enólogo de la bodega Vicentín Sottano Adrián Toledo aseguró que la vendimia “2020 nos dará algunos de los mejores vinos de los últimos años” por la gran calidad de las uvas y pronosticó que las bodegas podrán producir espumantes, blancos y tintos de excelente calidad.
“Se considera buena vendimia cuando se logra cosechar uvas sanas, sin problemas sanitarios que compliquen el futuro vino; por supuesto, esto solo no alcanza y se deben ir tomando varias decisiones que condicionan inevitablemente qué tipo o estilo de vino vamos a obtener”, explicó Toledo.

Según el enólogo, los vinos elaborados con esta “uva buena y perfumada cosecha 2020” estarán disponibles en el mercado dependiendo de la línea y su crianza en distintas fechas.
“Por ejemplo, las variedades blancas frescas -como Sauvignon Blanc, Torrontés, Semillón, Chardonnay y Viognier en nuestro caso- van a estar pronto en el mercado, ya que las embotellamos rápidamente para conservar la frescura y la fruta”, afirmó.
“Para los Malbec de alta gama -como nuestros Judas, Colosso o Maldito- habrá que esperar unos tres años para que salgan al mercado, debido a que su estadía en barricas es larga y su guarda en botella también”, agregó.
Entre las variedades blancas este año se destacó particularmente el Chardonnay, “que anduvo muy bien, ya que hay buena concentración y buena acidez. Creo que los de alta gama como nuestro Maria Magdalena se van a destacar mucho”.
Y entre las tintas “los Malbec de Chacayes me parecen los mejores de este año: tiene colores tremendos, aromas frutados, complejos y una gran concentración. Creo que una vez más el Malbec se vio mas beneficiado este año por nuestro clima”.
Respecto de la experiencia de trabajar en cuarentena, afirmó que “fue muy distinta a otras (…) mucha incertidumbre, muchos cambios día a día, muy difícil de programar y organizar”.
“Fue un desafío importante ir viendo día a día como íbamos solucionando los inconvenientes que se nos fueron presentando y cruzando los dedos para que nos permitieran levantar la uva; por suerte se pudo hacer bien gracias al trabajo de mucha gente y logramos obtener uvas de excelente calidad”, dijo.
A eso se sumó que “la vendimia también se adelantó mucho y terminamos antes de los usual, esto también nos favoreció mucho”.
La bodega ingresó este año 750 mil kilos entre bases de espumantes, variedades blancas y tintas de las 75 hectáreas plantados en espalderos en distintas zonas de Mendoza, principalmente en Perdriel y Chacayes, pero también trabajamos en Gualtallary, Altamira y Santa Clara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares