“Maridaje de Aguas & Vinos”, la propuesta de Acqua Panna & S.Pellegrino

Acqua Panna y S.Pellegrino presentan el ciclo “Maridaje de Aguas & Vinos”, encuentros para descubrir estas aguas de origen italiano junto a los vinos de la bodega mendocina Kaiken, en ocasión de la premiación de los 50 Best Latam 2019, que este año por primera vez se desarrollará en Buenos Aires, Argentina.

Desarrollada en el restaurante Bagatelle Buenos Aires, la propuesta invita a descubrir y explorar la forma en que estas sofisticadas aguas minerales complementan y amplifican la experiencia organoléptica de los aromas y sabores que caracterizan a los mejores vinos del mundo, sin alterarlos.

La misma es llevada adelante por la Distribuidora Ley Seca, su importador exclusivo en la Argentina, quien se propuso combinar estas glamorosas aguas minerales con los grandes vinos de la Bodega mendocina Kaiken, la cual pertenece también a su portfolio, junto con otros productos.

Giulia Demaestri Duque, marketer developer de Acqua Panna & S. Pellegrino en la Argentina, organizó este ciclo junto al gerente comercial de la distribuidora, Jorge Muñoz Olesti, en una experiencia donde las aguas se armonizan con el resto de los productos de su portfolio.

“Desde Distribuidora Ley Seca estamos muy contentos y entusiasmados con los ciclos de Maridajes de Aguas & Vinos”, expresó Muñoz Olesti.

“Nos propusimos hacer una cata a ciegas de Acqua Panna & S. Pellegrino para desafiar los sentidos de nuestros invitados, ya que estas aguas únicas y especiales sabemos que conquistan desde la experiencia sofisticada de consumirlas y combinarlas con otras bebidas y con grandes platos”, afirmó Demaestri Duque.

Ambas marcas se producen en Italia hace más de 500 años y se venden actualmente en más de 135 países de mundo, siempre ligadas a la alta gastronomía, lo que las llevó a formar parte del prestigioso premio The World’s 50 Best Restaurants desde sus inicios. 

La diferencia fundamental que se detecta entre Acqua Panna & S.Pellegrino y las aguas nacionales tiene que ver con el punto de su extracción, que en el caso de las marcas argentinas se produce en las provincias de Mendoza, Misiones o Salta, mientras que Acqua Panna lo hace desde Vila Panna (localidad ubicada en La Toscana) y S.Pellegrino, en la localidad de San Pellegrino, en Bérgamo.

Esta diferencia de origen se refleja en el perfil organoléptico que entrega cada una de ellas, volviéndose notoria dada las grandes distancias que separan sus fuentes.

Otra de las diferencias tiene que ver con el tipo de suelo de dónde el agua es extraída, génesis que le va a otorgar propiedades naturales bien marcadas y que definirán su estilo. 

Técnicamente, el agua puede ser de manantial, mineral, mineralizada, filtrada o de agua corriente dependiendo de su procedencia, la cuál debe ser registrada en la etiqueta del producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares