“Trenzas de agua”, vino sobre emprendedores neuquinos

Bodega Malma y Chapelco Ski Resort crearon una edición limitada de Trenzas de Agua, un vino único que cuenta la historia de dos familias que emprendieron en tierra neuquina.

Chapelco, en lengua mapuche, significa trenzas de agua, esos arroyos cristalinos formados por el deshielo que bajan del cerro entrecruzándose en busca del valle. 

En este caso, la misma palabra puede tener un significado simbólico, y hacer referencia a una unión de pasiones: por un lado, la pasión por crear el mejor vino patagónico; y, por otro, el trabajo apasionado por lograr la mejor montaña del país. 

Julio Viola (h) nació y creció en una familia de emprendedores, quienes desarrollaron el polo vitivinícola de San Patricio del Chañar, Neuquén, en los 90; y hoy son propietarios de la Bodega y Viñedos Malma. 

A Juan Cruz Adrogué, su pasión por la montaña lo llevó hace 13 años a asumir la gestión del Cerro Chapelco, en Neuquén; y ser distinguido por su “Aporte Monumental a la Industria del Esquí” en la ceremonia de los World Ski Awards en la ciudad de Kitzbühel, Austria (noviembre 2018). 

Trenzas de Agua es un blend de Malbec, Merlot y Cabernet Sauvignon de las mejores parcelas de bodega Malma; racimos cosechados manualmente de sus viñedos propios y elaborados en tanques pequeños para luego ser criados en barricas. 

La etiqueta, que muestra el Cordón Chapelco, fue inspirada en una toma del fotógrafo Isaías Miciu, quien plasmó en una vista panorámica esa línea desde donde nacen las aguas de deshielo que se trenzarán en caprichosos recorridos, hasta llegar al valle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares