Patricia Courtois, ganadora del “Prix de Baron B – Édition Cuisine”

La chef Patricia Courtois ganó la primera edición del “Prix de Baron B – Édition Cuisine”, iniciativa de Baron B que busca destacar los mejores proyectos gastronómicos integrales de la Argentina por su excelencia y su visión transformadora, que generan un cambio en su entorno y hacen un aporte a la gastronomía argentina.

Courtois, quien trabaja en el corazón de los Esteros del Iberá, fue elegida por el jurado integrado en esta primera edición por Martín Molteni, Mauro Colagreco, Inés Berton y Andrés Rosberg, y superó en la final a sus pares Patricio Negro, de Sarasanegro de Mar del Plata, y Juan Cruz Galetto, de Estancia Las Cañitas del valle de Calamuchita en Córdoba.

En un evento final que se realizó en el Alvear Icon de Buenos Aires, se distinguió el trabajo que viene realizando la chef oriunda de Buenos Aires en la Hostería Rincón del Socorro de Esteros del Iberá, en contacto con los productores y en sintonía con el entorno natural de Corrientes.

La chef de 54 años es conocida en el ambiente gastronómico como “LaCurtuá”; asesora a numerosos restaurantes y hoteles boutique.

Para concursar presentó el Proyecto Iberá: una propuesta que contempla las raíces de la cocina correntina, que busca enfocar y profundizar el vínculo entre alimentación y medio ambiente, y que hizo que traslade su vida a los Esteros.

Patricia fue convocada hace dos años por la Conservation Land Trust (CLT), una organización sin fines de lucro, para renovar el concepto gastronómico de la estancia Rincón del Socorro y su hostería.

La jornada de la final comenzó al mediodía cuando los tres chefs presentaron sus proyectos y prepararon para el jurado los platos que habían propuesto al momento de enviar su carta de intención para participar de este premio.

Los tres platos y las presentaciones fueron evaluados por el jurado de excelencia conformado por el multipremiado Colagreco, primer cocinero argentino con tres estrellas Michelin y reconocido con su restaurante Mirazur por ser el tercer mejor restaurante del mundo en “The World´s 50 Best”; Molteni, chef y propietario de Pura Tierra pionero en la gastronomía autóctona; Rosberg, presidente de la Asociación Internacional de Sommellerie; y Berton, Tea Blender, chair del B20 2018 y creadora de Tealosophy.

Los proyectos provienen de tres entornos diferentes: las sierras de Córdoba, la Costa Atlántica y los Esteros del Ibera, mostrando la diversidad de la gastronomía nacional.

Luego de una tarde de deliberación, alrededor de las 22 en un evento en el que se reunieron más de 150 invitados, el jurado dio a conocer el nombre del ganador.

El plato que la llevó al triunfo fue una receta en sintonía con su proyecto, que muestra una versión de un plato recuperado del saber popular: el Chipa So’o (chipa=pan y so´o= carne): una tierna masa de harina de maíz orgánica y quesos que envuelve un aromático relleno de carne vacuna.

La carne -ojo de bife- es curada por 6 horas en yerba mate y luego se cubre con la masa realizada con harina de maíz orgánica que se elabora en forma artesanal en Saladas, Iberá.

Las guarniciones propuestas por Courtois fueron picles de mamón verde silvestre, brotes de espinaca y arvejas.

Acompañan al plato una emulsión de maíz, maní, y lemmon gras; y un ketchup de mango y nísperos.

Para el maridaje eligió Baron B Brut Nature.

“Este es un proyecto en conjunto que contempla desde una ONG hasta toda una comunidad que hacen posible Rincón del Socorro; me siento agradecida a esas mujeres correntinas que tan generosamente me transmitieron sus saberes”, afirmó Courtois.

“Es un orgullo para nosotros haber ganado el Prix de Baron B – Édition Cuisine; este es un gran reconocimiento a la cocina correntina y a las tradiciones populares, agradezco al jurado haber percibido la riqueza de esta tierra y sus tradiciones”, agregó la ganadora.

“LaCurtuá” comentó que todas las utilidades obtenidas de la hostería vuelven a financiar el proyecto que muy pronto convertirá a esta zona de Corrientes en un Parque Nacional.

Para la cocinera, preservar el medio ambiente y las tradiciones es “una tarea importantísima ya que hacen que perduren para siempre, para nosotros, y para las próximas generaciones”.

A su vez, expresó que “el nuevo lujo hoy, es poder tener a la mano vegetales recién cosechados. Y ese es un lujo que los huéspedes disfrutan”.

El jurado estuvo encargado de evaluar las postulaciones recibidas de chefs de todo el país entre el 12 de abril y el 1 de julio, y el 25 de julio dio a conocer los 3 proyectos finalistas elegidos poniendo la mirada sobre las historias de estos chefs que tienen una propuesta innovadora, dándole valor a la gastronomía nacional y modificando su entorno.

Según Molteni, “esta primera edición fue un éxito total, el Prix de Baron B – Édition Cuisine mostró las distintas e innovadoras facetas de la gastronomía argentina y la diversidad que podemos encontrar en nuestro país”.

“Los proyectos que seleccionamos tienen detrás una historia, un vínculo con la sustentabilidad y el trabajo mancomunado con productores de sus zonas, rememorando los sabores autóctonos de cada lugar; estamos muy orgullosos de nuestros cocineros, fue muy difícil elegir un ganador porque los tres tienen un gran nivel y un gran compromiso con la realidad de su región”, dijo.

Para Colagreco, “el premio que le otorgamos a Patricia es por su proyecto, que es muy comprometido con el medio ambiente y la región; es un proyecto que tiene profundas bases tanto en lo cultural, porque rescata las recetas locales y tradicionales que se transmiten entre generaciones, como en la conservación del humedal que es muy importante”.

“También está el aspecto de poner en valor esta región no tan conocida del país, trabajando con sus productos, tanto con el huerto propio o pequeños productores y productos salvajes”, completó.

Por su parte, Berton planteó que le llamó la atención algo que dijo Patricia vinculado a que “innovar es volver a los orígenes: Siento que eso es algo tan real, volver a los orígenes, rescatar y saber seleccionar”.

“En su plato pudo transmitir la honestidad de todos los ingredientes que lo componen y esa búsqueda exhaustiva de cada ingrediente; su proyecto tiene el trasfondo del Rincón del Socorro, de la Conservation Land Trust y ese humedal de Esteros del Iberá que todos deberíamos intentar conocer”, indicó.

En tanto, Rosberg explicó que “con el Prix de Baron B se premia un proyecto, una visión integral de la gastronomía, y no una receta; cada candidato, además, tuvo que proponer un plato acompañado de uno de los espumosos de la bodega, resaltando así la importancia de lograr un buen acuerdo entre platos y vinos y poniendo en valor el rol del sommelier”.

“Recibimos una gran cantidad de postulaciones y estos tres finalistas nos permitieron ver la diversidad que tenemos de sabores y aromas en nuestra gastronomía”, concluyó.

Courtois recibió el “Prix de Baron B – Édition Cuisine”, un corcho bañado en oro tallado por el orfebre argentino Juan Carlos Pallarols, y concurrirá a un curso de alta gastronomía en la escuela Lenôtre de París y tendrá un encuentro con Mauro Colagreco en su restaurante Mirazur (Menton).

Posteriormente, viajará a la tierra natal del barón Bertand de Ladoucette, creador de la marca Baron B, en el Valle del Loire.

Asimismo, obtuvo una distinción económica de US$ 5.000, mientras que los otros dos semifinalistas recibirán otros de US$ 2.000.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares